Colombianos que le quitaron la vida al Presidente de Haití: “Cuando llegamos ya estaba muerto”

por | 09/07/2021

En la medida en que transcurren los días, salen a flote nuevos detalles del magnicidio en Haití que giran en diferentes direcciones, como es el caso de la versión de dirigentes locales que indican que los exmilitares colombianos implicados habrían llegado a la residencia del presidente Jovenel Moïse luego de que éste había sido ultimado.

Esta versión fue difundida por el portal del periódico colombiano El Tiempo, el cual atribuye las declaraciones a políticos del país caribeño, así como a un informe al que tuvo acceso.

El periódico también hace referencia a fuentes judiciales del país fronterizo con República Dominicana, las cuales habrían anunciado que dos miembros del anillo de seguridad del Presidente Jovenel Moise están siendo investigados dentro del caso.

La versión coincide con la entregada por el senador opositor Steven Benoit al programa Panel Magic. Este viernes, Benoit dijo que el Presidente «sus agentes de seguridad le quitaron la vida. No fueron los colombianos. Ellos eran contratistas del Estado haitiano».

Las evidencias mostrarían que los exmilitares colombianos llegaron a la casa presidencial una hora después de que el mandatario había sido asesinado.

EL TIEMPO contactó a un informante en la isla, quien asegura que, según cámaras de seguridad, el Presidente fue agredido a la 1 de la madrugada del miércoles 7 de junio.

Otras imágenes registraron la llegada del comando de exmilitares colombianos y de dos haitianos. Esto habría ocurrido entre las 2:30 y 2:40 de la madrugada.

De ser cierta esta versión, no habrían participado ni en las agresiones postmuerte ni el crimen del Presidente de Haití.

De hecho, aseguran que llevaron de vuelta a la hija del Presidente a su residencia para recoger ropa y salir de la zona. Según testimonios de algunos de los exmilitares detenidos, ellos fueron contratados para prestar vigilancia en exclusivas zonas de Puerto Príncipe golpeadas por bandas de secuestradores.

La mayoría llegó desde hace un mes a ese país y estaban esperando que les entregaran su dotación.